Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de diciembre, 2011

Pérdidas de mercado por fallas de Marketing

Normalmente en la universidad no nos enseñan a asimilar el éxito y es así como el subestimar a nuestra competencia se vuelve nuestro peor enemigo, a nivel internacional ya hemos visto esto con la quiebra de Altavista.com frente a Google.com y luego el declive de Yahoo y Microsoft (MSN.com).

Una empresa que tiene un porcentaje de mercado amplio (casi monopólico) si hace las cosas bien no tiene por qué perder mercado.

Por ejemplo una compañía de telefonía celular con una participación del 70% en un país, así el mercado crezca no debe variar su participación si son eficientes fidelizando y captando nuevos clientes.
"Si una compañía pierde mercado no es porque la otra compañía competidora es notablemente mejor, sino porque ellos han dejado de ser buenos". Normalmente las compañías ineficientes trabajan para  "reducir sus pérdidas" en lugar de trabajar para mantenerse y más aún para ganar mercado.

Las fallas de las grandes corporaciones son un ejemplo para las pequeñas …

Miopía de Marketing

Normalmente los empresarios están cegados por el éxito relativo de sus productos que no ven más allá de lo evidente. Tener un producto que resultó exitoso en algún momento no quiere decir que lo será a lo largo de todo el tiempo.

Coca Cola es una de los productos con muchas décadas en el mercado que sabe re-inventarse año a año y hoy día ya no vende un refresco, sino una experiencia.

La Miopía de Marketing es un estado en el cual se presta mayor atención al producto y se deja de lado los beneficios que estos productos ofrecen al consumidor.

Las empresas más grandes la sufren y también los negocios más pequeños, la miopía se da en las personas y es parte de la cultura de conformismo y soberbia.

La teoría de la Miopía de Marketing surgió en 1960, publicada en el Harvard Business Review por el economista norteamericano Theodore Levitt, llamado Marketing Myopia, quien también acuñó el término Globalización.

El mundo está lleno de errores por parte de las compañías transnacionales que pier…

El Genio de la Lámpara y el Gerente

Un vendedor, un pasante contable  y el gerente van a almorzar y en la calle tirada en el suelo encuentran una antigua lámpara de aceite, la frotan y aparece un Genio envuelto en una nube de humo.

- Como generalmente otorgo tres deseos, les voy a dar uno a cada uno, dice el Genio.

- ¡A mi primero! ¡Yo primero! Porfía el pasante. Quiero estar de vacaciones en el Caribe y … ¡Puff! …¡Desaparece! y se encuentra en el Caribe.

Sin salir de su asombro, el vendedor grita:

-¡Ahora a mí! … Quiero estar en Hawai, descansando en la playa con mi masajista personal, con una inagotable provisión de cerveza y con una top model. Y … ¡Puf! … ¡Desaparece! para aparecer en Hawai.

- Bueno, ahora te toca a tí, le dice el Genio al gerente.

- Quiero que esos dos vuelvan a trabajar después del almuerzo, dice el gerente.

Moraleja: Siempre hay que dejar que el jefe hable el primero.