El mendigo y el empresario

Un empresario tenía una deuda tan grande y al día siguiente se vencía el plazo en que le iban a quitar su empresa, su casa y sus todos sus bienes materiales, ya sin saber qué hacer debido a que ningún banco le quería dar un préstamo, esperando sólo un milagro, decide pasar por una iglesia.

El empresario entra y se pone de rodillas a orar y pedir a Dios:

- Dios mio por favor te pido un millón de euros para salvar a mi empresa y mi familia - y comienza a orar.

En eso entra un mendigo, se arrodilla en una banca delante del empresario y comienza a orar en voz alta:

- Dios mio ayúdame necesito 10 euros para comer hoy día, Dios mio ayúdame, tu que eres poderoso, no dejes que un siervo tuyo deje de comer un día, Dios de todos los hombres, acoge a este insignificante ser fruto de tu creación divina ... -

En eso el empresario lo interrumpe:

- Toma tus 10 euros y vete ... no me distraigas a Dios con tus pedidos.

...

MORALEJA: Solucionar lo pequeños problemas de las personas cerca a ti, te hará concentrarte en grandes soluciones para grandes problemas.

1 comentario:

  1. Efectivamente, muchos empresarios no se dan cuenta que solucionando los problemas de sus trabajadores la empresa irá mejor.

    Normalmete en un análisis de pareto queda demostrado que el factor interno (trabajador/empleado) es el gran responsable de la eficiencia en la producción de la empresa, las compañías tienen que actuar con Responsabilidad Social y tratar de forma humana a cada integrante de su institución.

    ResponderEliminar