El cuervo y el conejo

Un cuervo estaba sentado en un árbol, sin hacer nada todo el día. Un pequeño conejo se dio cuenta de esto y le pregunto:

¿Puedo sentarme como tú y pasarme todo el día sin hacer nada?

El cuervo respondió: ¡Claro! ¿Por que no?

El conejo se sentó en el suelo, y descanso.

Repentinamente, apareció un lobo salto encima del conejo y se lo comió.

Moraleja: Para estar sentado sin hacer nada, debes estar muy, muy alto

No hay comentarios:

Publicar un comentario